martes, 15 de noviembre de 2011

Bienvenida

Hace dos décadas las mujeres eran distintas a lo que solemos ser hoy. Actualmente desempeñamos cargos parecidos a los de los hombres, sin embargo, se mantienen algunos papeles que solían ejercer las mujeres años atrás. Hay papeles que culturalmente son atribuidos a la mujer, como el ocuparnos de la ropa, el ir a un gimnasio, el ir a la peluquería o el reunirnos con amigas, entre otros. Como madres, tenemos que ocuparnos de la casa, del marido, de los hijos y de las tareas y actividades del colegio. Y como profesionales tenemos que ejercer otras funciones, como entregar proyectos y asistir a reuniones de trabajo. 

Como vivimos insertas en un mundo lleno de presión, lamentablemente en reiteradas ocasiones nos vemos sobrepasadas al intentar cubrir todas las áreas que tenemos que desarrollar y nos vamos olvidando poco a poco de nosotras mismas. Vivimos una rutina diaria tan ajustada que nos falta tiempo para dedicarnos a nosotras mismas. No nos damos cuenta de cómo comenzamos a limitarnos y cómo el limitarnos o postergarnos, nos lleva a perder nuestros espacios personales, a un estancamiento de nuestro desarrollo personal. Vamos perdiendo nuestra seguridad, nuestra motivación, nos comenzamos a poner barreras, a llenar de excusas y a paralizarnos por el miedo.

Por ejemplo, nos limitamos dejando de trabajar fuera de casa porque nos sentimos culpables de hacerlo, ya que esto implica delegar a otros el cuidado de nuestros hijos. También nos limitamos cuando creemos que por ser dueñas de casa no tenemos permitido perseguir un sueño personal. O si somos madres y estamos solas buscamos excusas para no encontrar pareja o nos limitamos a no participar de reuniones o actividades sociales al cumplir cierta edad, porque nos consideramos "muy mayores" para eso.

Si haces un listado de todo lo que tienes que hacer en la semana podrás ver a qué área de tu vida le brindas más tiempo, puede ser a tu pareja, a tus hijos, a tus estudios, a tus amigas, al gimnasio, a tu trabajo, entre muchas otras más. Quizás te preocupas demasiado de algunas áreas de tu vida y dejas de lado otras, que son igual de importantes para tu desarrollo personal.

El cómo nos vemos a nosotras mismas, la valoración que nos demos, el modo de expresarnos, de manifestar lo que queremos y sentimos, va a depender de la capacidad que tengamos para integrar todos los roles que ejercemos a diario. A veces, no nos damos cuenta de cómo integramos y nos sentimos con estos distintos roles, lo que se manifiesta en diferentes trastornos psicológicos, tales como, estrés, frustración, depresión, ansiedad, entre otros.

Si en algún momento del día entre tanto “hacer” tienes preguntas por tu “ser”, has llegado al lugar indicado, donde todas tus dudas podrán ser abordadas. Si estás tomando conciencia acerca de cómo estás viviendo actualmente tu vida y sientes que es hora de hacer un cambio, en este espacio encontrarás herramientas o estrategias que te serán muy útiles para alcanzar tus metas. Podrás aprender cómo vencer los obstáculos, cómo hacer a un lado las excusas y cómo vencer el miedo que te paraliza, para que puedas seguir desarrollándote como persona.


Te invito a detenerte en este momento de tu vida y a revisar cuáles son los límites auto-impuestos que han hecho que te postergues como mujer. El objetivo principal es que establezcas tu propio compromiso de conocimiento y desarrollo personal, el cual te llevará a ver con claridad las respuestas que necesitas por ti misma.

¡Bienvenida!


5 comentarios:

  1. Hola Carolina:
    Que interesante tu planteamiento. Me parece un espacio muy importante para compartir y en contrar ciertas respuestas y consejos para ir abriendo aquellas puertas que hemos ido cerrando a veces sin darnos cuenta, llegando a generar una monotonia en nuestras vidas.
    Las mujeres necesitamos estos espacios para, de alguna forma,aprender a romper ciertos esquemas que no nos dejan sentirnos plenas
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. QUE LINDO ESPACIO AMIGA, TE FELICITO.
    MUCHA SUERTE EN ESTE NUEVO PROYECTO.

    ResponderEliminar
  3. Que espacio mas interesante, hay tantas preguntas y muchas respuestas, las cuales a veces no son las correctas, solemos cuestionar si lo que hacemos es correcto, porque pensamos en nuestra familia primero sin pensar que tal vez debemos pensar un poco mas en nosotras, tal vez cuando pensemos en nosotras primero ya sea demasiado tarde.
    ¿cuando sera correcto ser primero que nuestra familia? , no pretendo ser egoísta, pero a veces lo necesito eso creo.

    ResponderEliminar
  4. Paola Muena Mirandasábado, 03 diciembre, 2011

    ya te lo habia dicho muy bueno super interesante
    suerte con este proyecto un beso

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a todas por sus comentarios. Espero que regresen pronto y comencemos a recorrer este camino juntas hacia el encuentro con nosotras mismas! Hay mucho que aprender, mucho que aportar, lo bonito de todo esto es que es un aprendizaje mutuo. ¡Las espero! Un abrazo para cada una de ustedes!

    ResponderEliminar

Agradezco sus comentarios, los que me motivan a seguir adelante con este proyecto, los que me instan a mejorar y a preparar contenidos que sean de real interés y utilidad para ustedes. Mi invitación es a que sigan siendo parte de este espacio. No olviden que cualquier aporte que quieran hacer será muy bienvenido. Tampoco duden en consultar si se les presenta alguna inquietud sobre algún tema tratado u otro que les gustaría tratar. Gracias por su presencia.