miércoles, 9 de enero de 2013

Sentimiento de culpa

El sentimiento de culpa es una de las emociones más dañinas. La gran mayoría de las personas lo hemos experimentado en mayor o menor grado, ya sea por algo que hemos dicho o hecho o por algo que no hemos sido capaces de hacer. 

Todos hemos cometido errores en el pasado. Todos en algún momento recordamos acciones que desearíamos no haber hecho o palabras que desearíamos no haber pronunciado. El recordar estos errores nos permite aprender lecciones, pero el mirar hacia el pasado para aumentar ese sentimiento de culpa, manteniéndolo en el tiempo, nos significa un tremendo gasto de energía. 

El sentirnos constantemente culpables nos hace sentir menoscabados. Nos impide cuidar de nosotros mismos. Evita que seamos capaces de fijar límites y permite que sean los otros quienes siempre tomen el control. 

Lamentablemente se aprende a sentirse culpable como algo habitual. La mayoría de las personas que experimentan constantemente el sentimiento de culpa tienen una baja autoestima y piensan que no son merecedoras de lo bueno que la vida les regala, entonces aprovechan el más mínimo error para auto-castigarse. Por otra parte están las personas perfeccionistas, para las cuales cualquier error es un buen motivo para estar siempre auto-reprochándose y criticándose. 

¡OJO! No necesitamos sentirnos culpables. Aunque hayamos hecho algo en contra de un valor establecido, el sentimiento de culpa sostenido en el tiempo no soluciona el problema sino que lo prolonga. Lo que debemos hacer es reparar el daño que hemos hecho. Podemos cambiar nuestra conducta para no volver a cometer los mismos errores y dejar ir ese destructivo sentimiento de culpa.

Aparta de ti la culpa y reemplázala por más amor hacia ti mismo. Perdónate. Deja de reprocharte por esa decisión equivocada que tomaste, por ese error que cometiste, por esa palabra que no debiste haber dicho. Todo eso ya quedó en el pasado. Intenta ser mejor hoy  y continúa viviendo tu vida y disfrutando de todo lo que ella te brinda por ser simplemente tú, con tus aciertos y también con tus equivocaciones.  

¡Que tengas un bonito día! 
Carolina

15 comentarios:

  1. Perdonarse a uno mismo es de lo más difícil que hay. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda que lo es Susana, pero es tan necesario!! Besitos.

      Eliminar
  2. Yo antes era re buena para sentirme culpable por todo. Por errores del pasado... por no estar suficiente tiempo con los niños etc etc. con los años he aprendido a perdonarme y eso no quiere decir que no me esfuerze ser mejor.Aunque me cueste je je... lo que mas dificil se me hace es que soy muy exigente conmigo misma y eso me hace pasarlo bastante mal
    cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir algo más acerca de ti amiga. La vida es un aprendizaje constante, no lo olvides. Me alegra que hayas aprendido a perdonarte. Eso te da pie para seguir avanzando sin quedarte estancada en algo que ya pasó. Creo que vas por muy buen camino! Recibe un abrazo grande!

      Eliminar
  3. Gracias preciosaa, la verdad este texto me llego en el momento preciso, la culpabilidad a veces no te deja avanzar, ser feliz, estar tranquila, es necesario perdonarse uno mismo los errores que cometemos los agravios que cometemos en contra de un ser queridoo,

    gracias amiguita como siempre genial tus entradas un abrazoo grande para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola linda amiga! Me alegra que mi publicación te haya servido en el momento preciso. Para mí es un gusto contar con tu presencia en mi blog. Cariños!!

      Eliminar
  4. Perdonarse a uno mismo, es liberarse. Magnífica entrada, como siempre!


    un abraxo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es querida Marilyn! Gracias por tu amable comentario! Besitos.

      Eliminar
  5. Hola Carolina!!! Me he pasado para encontrar un poco de tranquilidad emocional. Sin duda, con tanto dulce por todos lados llegar aquí es como encontrar la calma. Estoy contigo en que es necesario perdonarse a uno mismo pero a veces es tan dificil conseguirlo , sobre todo cuando se es tan perfeccionista.Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luisa que grato es leer tu comentario! Tus dulces son una maravilla, admiro muchísimo tu trabajo.

      Es necesario el perdón para encontrar esa paz interior que es indispensable para vivir mejor.

      El perfeccionismo es bueno en su justa medida, cuando te guía hacia el éxito y te motiva para perseverar ante el desaliento y los obstáculos.

      Te dejo muchos cariños!

      Eliminar
  6. Hola Carola, buenas noches,
    te hacía fuera de los blogs, descansando!
    mira, el griego Diegus Armandus,
    dijo: -ni lastima ni piedad por nadie,
    eso nos lleva a no sentir culpa alguna,
    tal vez este mal, pero quien le va a llevar la contra a un griego y a sus origenes?

    Te deseo un gran fin de semana
    hasta pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ariel! espero que estés disfrutando de tus merecidas vacaciones. La verdad es que yo ya me las tomé en octubre, así que acá me quedo jeje

      No sabía nada de este griego... te confieso que no estoy de acuerdo con lo que él plantea =( Le llevo la contra, total no me conoce jajaja

      Besos y gracias por tu presencia amigo.

      Eliminar
  7. Hermoso texto y bellas palabras.
    Saludos
    Claro de Luna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Claro de Luna!! Muchos cariños para ti!!

      Eliminar
  8. Hola Carolina es muy lindo tu comentario respecto a este tema quisiera saber tu apellido, por razones que estoy haciendo un articulo y estoy citando una parte de tu información y necesito para poder citar podrías decírmelo

    ResponderEliminar

Agradezco sus comentarios, los que me motivan a seguir adelante con este proyecto, los que me instan a mejorar y a preparar contenidos que sean de real interés y utilidad para ustedes. Mi invitación es a que sigan siendo parte de este espacio. No olviden que cualquier aporte que quieran hacer será muy bienvenido. Tampoco duden en consultar si se les presenta alguna inquietud sobre algún tema tratado u otro que les gustaría tratar. Gracias por su presencia.