miércoles, 5 de junio de 2013

Paciencia: virtud cultivable

“Aprendemos la paciencia cuando esperamos el tiempo de las cosas que no es el de la ansiedad. La ansiedad es la falta de esta confianza mayor en la que descanso, mientras sé que lo que tenga que ocurrir, ocurrirá. No es dejar de hacer, es actuar sin obsesionarse por el resultado, sin la presión de nuestro imponernos sobre las cosas. Actuar sin ansiedad, desde un corazón puro, es nuestra entrega sagrada. Es la apertura del corazón que se da confiado a lo que es.” (Miguel Lagos)

No es fácil ser paciente, sobre todo hoy, pues vivimos en un mundo donde se impone la rapidez, donde todo tiene que estar disponible de inmediato. Por ejemplo, no es exagerado decir que esperar por unos segundos frente al ascensor se vuelve insoportable o que nos enerva esperar que cargue una página en internet. 

La paciencia es una virtud que cualquiera de nosotros puede cultivar con el tiempo. A largo plazo, el desarrollo de la paciencia requiere un cambio en la actitud hacia la vida, pero se puede ir progresando en la medida en que aprendemos a relajarnos cuando nos sentimos impacientes. Lo único que tenemos que hacer es respirar profundamente e intentar pensar en otra cosa que nos desconecte de aquello que nos tiene impacientes. Tenemos que intentar concentrarnos en nuestra respiración y así lograremos relajarnos. 

Si no puedes hacerte cargo de lo que te pone impaciente, lo más sano es que lo dejes ir. Por ejemplo, no te impacientes si has dado una entrevista para un trabajo y aún no te llaman para contratarte. No sacas nada con impacientarte. Ellos, en su momento te llamarán o lamentablemente no lo harán, pero ya no depende de ti. Piensa que todo tiene su tiempo y que tu impaciencia no va a apresurar nada, sino que sólo te hará sentir mal física y mentalmente.  

Si eres impaciente, es muy probable que te rindas antes de alcanzar tus metas, antes de concretar una relación o en cualquier situación que sea importante para ti. 

¡Ojo! ¡Las cosas buenas no siempre suceden inmediatamente!

Es importante para tu desarrollo personal que aprendas a ser paciente. Recuerda que la paciencia puede disminuir los niveles de estrés, mejorar tu salud y hacerte sentir más feliz. Cuando tomes consciencia de que estás siendo impaciente, piensa en los efectos positivos de la paciencia y recuerda que con tu impaciencia no conseguirás nada, sólo empeorará tu calidad de vida. 




Estimados amigos, gracias a todos por seguir siendo parte de este espacio. Sus constantes visitas y comentarios me motivan a seguir compartiendo mis publicaciones. Aprovecho en forma muy especial de darles una cordial bienvenida a las nuevas incorporaciones. Los invito a todos a visitar mi página de facebook, donde también pueden dejar su huella. ¡Que tengan un buen día! Carolina