miércoles, 27 de marzo de 2013

El valor de la serenidad

No podemos negar lo difícil que es en estos tiempos modernos mantenernos en un estado de serenidad cuando nos sentimos acorralados por nuestros problemas y ocupaciones. Nos cuesta tanto conservar la calma cuando vemos que las horas del día no nos alcanzan para cumplir con todos nuestros deberes y obligaciones. Ni pensar en dedicar un tiempo para estar a solas, atendiendo a nuestro mundo interno o simplemente para descansar y no hacer nada.

La serenidad es una virtud que nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida. Pero lamentablemente es muy poco probable que en medio de tantas preocupaciones podamos mantenernos serenos para poder resolver nuestros conflictos sin desesperarnos y bloquearnos, y afectar incluso a los demás con nuestra impaciencia. Fácilmente caemos en la desesperación, nos deprimimos, nos enojamos, sentimos que damos palos de ciego y vemos que todas las puertas permanecen cerradas. Por lo general reaccionamos y actuamos impulsivamente, no nos damos el tiempo para analizar con calma el problema desde distintos puntos de vista. 

Por ello es tan importante el cómo enfrentamos los contratiempos que se nos van presentando en la vida. Lo ideal es que seamos capaces de pensar antes de tomar alguna decisión, no sentir miedo o una preocupación excesiva por el futuro, no sentirnos ansiosos, porque la ansiedad nos lleva a sentirnos más incapaces y con menos control, y así caemos en un círculo vicioso. También es importante evitar estar constantemente recordando infelicidades del pasado, porque esos pensamientos negativos también nos bloquean a la hora de decidir qué hacer para resolver nuestras dificultades. 

Lograr la serenidad requiere de un complejo trabajo personal, pero vale la pena hacerlo. La serenidad nos permitirá hacerle frente a la adversidad, a mantener la calma ante un escenario complejo. Por otra parte, nos hará más dueños de nuestras emociones, nos hará más fuertes no sólo para dominarnos, sino también para superar los conflictos sin afectar las relaciones con los demás. 

El mantenernos serenos nos permitirá disfrutar de la vida, ver todo de manera más positiva y pensar que todos nuestros problemas, por muy complicados que estos parezcan, algún día tendrán una solución. 


"La serenidad no es algo que se encuentre, es algo que se cultiva. 
Tú eres el encargado de plantar su semilla"

Gracias a todos por sus comentarios. ¡Les deseo un muy buen día! 

Carolina

16 comentarios:

  1. Cierto es que la serenidad se cultiva, se trabaja día a día, al principio como todo, parece que no se va a lograr, pero luego empiezan a alargare esos espacios y te das cuenta que si sigues en esa línea, los espacios de serenidad serán infinitos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien has expresado la idea central del texto querida Ana. Gracias por ser parte de este espacio. Recibe un abrazo afectuoso!

      Eliminar
  2. No es fácil encontrar la serenidad en determinados momentos de la vida sobre todo cuando esta muy preocupado por algo. que hacer entonces?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónim@. En reiteradas ocasiones sentimos que somos superados por nuestros problemas, nos sentimos atrapados, desesperados intentando encontrar soluciones que parece que nunca van a llegar. Pienso que todo dependerá de la importancia que le demos a ese problema. El pensar tanto y vivir lamentándonos, nos hace llegar a un punto en que el problema se hace cada vez más grande, y así nos vemos superados por él.

      Mi consejo es que ante un problema del tipo “insuperable” es intentar tomar distancia de él para poder verlo desde distintos puntos de vista. Observar con tranquilidad, analizar las posibles soluciones, ver cuáles tengo más a la mano, que cosas dependen o no de mi.

      Si le quitamos un poco de importancia al problema, automáticamente nos sentimos más tranquilos y al estar más tranquilos es más probable que aparezcan aquellas alternativas que nos podrían servir de ayuda para solucionarlo.

      Y finalmente, si eres persona de fe, reza y pide a Dios que te de una mano. Estoy segura de que El te escuchará.

      Espero que mi respuesta te haya sido de ayuda.

      Regresa cuando gustes!

      Eliminar
  3. Que bonito y real suenan tus palabras amiga, creo que hoy en día todos vivimos en un mundo de hacer cosas sin parar y no los damos cuenta el poco tiempo que los queda para nosotras mismos, pero sabes amiga a mi me pasa al revés mientras más cosas para hacer me organismo mejor, y aunque termino el día muy cansada pero contenta por todo lo logrado y no dejo a nadie sin atender, a mi me bloquea la lentitud el sentirme atrapada, que lindo es poder leerte amiga, muy buen escrito.

    Besitos de luz feliz semana Santa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida Gladys! Me parece bien lo que comentas amiga, si el llenar tu vida de actividades que te mantienen muy ocupada te hace feliz y te llena como persona, es fantástico. Lindo es que seas parte de este blog!! Besitos y Felices Pascuas!!

      Eliminar
  4. me gusto el ultimo pensamiento , " que la serenidad es algo que se cultiva" … que me dices a mi con 5 niños … que dificil es mantener la calma amiga mía. uf me hace falta respirar profundo y decir OOOOOOMMMMMM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja pero amiga, tú eres algo así como la excepción a la regla! Ni yo sé que haría con cinco duendecillos revolviendo la casa!! Que te puedo decir...Oooooooommmmmm!!!! jajaja besitos y gracias por tu visita!!!!

      Eliminar
  5. Tus palabras llegaron en el momento justo ¡Gracias! Es la primera vez que te leo y creo no será la última. Un placer encontrar este sitio, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Karol!! Me alegra mucho saber que mis palabras te han llegado en el momento justo. Espero que pronto regreses!! Un abrazo para ti.

      Eliminar
  6. La vida como dices Carolina, nos hace permanentemente tomar decisiones, en eso se basa vivir, para ello , como dices, es necesario equilibrar las situaciones problemáticas con serenidad para darles solución . Cultivar la serenidad es elpunto clave.
    Muy bueno lo de hoy.
    Felicidades en especial próximos días recibirlos con esperanza
    Un muy fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Claro de Luna!! Así es, lo ideal es lograr ese equilibrio entre los problemas y la forma en que los abordamos. Muchísimas gracias por tu comentario, ya sabes cuanto significa para mí.
      Te deseo una Feliz Pascua de Resurrección. Besitos!!

      Eliminar
  7. Muy cierto lo que dices Carolina…la serenidad se cultiva, aunque yo creo que nací con ella…al menos trato de mantenerme serena en los momentos difíciles. Inmensa ayuda prestas a tus lectores…gracias por esto.
    Pases un fin de semana de profunda reflexión en medio de la serenidad de tu alma.
    Feliz Pascuas de Resurrección.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ceciely!! Que linda tu manera de ser querida amiga. No cambies nunca!! Agradezco tus amables palabras. La verdad es que me siento muy feliz de compartir con todos ustedes en este espacio. Felices Pascuas!! Besos!!!!!

      Eliminar
  8. Estoy totalmente deacuerdo contigo amiga, hay que respirar profundo y contar hasta diez antes de reaccionar, esto nos puede librar de meter la pata o de llevarnos algun disgusto innecesario, jeje lo dice una que es bastante impulsiva y ya se sabe...
    Que disfrutes lo que queda de semana con tu linda familia.
    Un besote enorme guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga!! Incluso contar hasta 20, todo sea por no meter la pata!! jaja A practicar entonces!! Te deseo un bonito fin de semana junto a tu familia. Besitos!!!

      Eliminar

Agradezco sus comentarios, los que me motivan a seguir adelante con este proyecto, los que me instan a mejorar y a preparar contenidos que sean de real interés y utilidad para ustedes. Mi invitación es a que sigan siendo parte de este espacio. No olviden que cualquier aporte que quieran hacer será muy bienvenido. Tampoco duden en consultar si se les presenta alguna inquietud sobre algún tema tratado u otro que les gustaría tratar. Gracias por su presencia.