viernes, 26 de octubre de 2012

La fortaleza de mi vulnerabilidad

"Cuando todo parece caerse,
cuando el cansancio te agota aún más de lo que creías posible,
cuando nada parece lo que creías que era,
cuando la tristeza asoma por la ventana de tus ojos
sin que puedas esconderla,
la vulnerabilidad llega y te abraza
y también es ella la que te dice:

aquí sigues conmigo
como de costumbre
aprendiendo de mi,
andando camino
y sabiendo que soy
mi mismo reverso,
aquello que labras a través de mi,
la confianza.

No hace falta que huyas de mi
acompáñame amablemente
y podrás ver que la tierra
que sientes perder bajo tus pies
no es más que un camino que sigue
por nuevas sendas
y un camino donde conocer
nuevos colores de mi reverso"

(Alexandra Farbiarz)

Al sentirnos vulnerables experimentamos nuestra fragilidad. Sentimos que podemos ser dañados o que vivimos limitados. La vulnerabilidad aparece cuando nos enfrentamos a situaciones complicadas que son muy difíciles de sobrellevar, como un accidente, la pérdida de un ser querido o una enfermedad. Y lo interesante es que a partir de ese sentimiento de indefensión comenzamos a descubrir esa fuerza interior que finalmente nos ayuda a salir adelante a pesar de todo. 

Los seres humanos tenemos las dos caras de la moneda, por una parte somos vulnerables y por la otra somos fuertes. Tenemos que atrevernos a descubrir nuestra fragilidad para que aparezcan nuestras fortalezas. 

Aceptemos que somos personas limitadas, que estamos expuestos a equivocarnos y que podemos vivir nuestros errores sin que se transforme todo en una tragedia. También es importante que intentemos vivir la adversidad con naturalidad, sin la necesidad de usar máscaras ni corazas que nos protejan para no experimentar absolutamente nada. 

Tampoco se trata de andar por la vida mostrándose siempre y en todo momento vulnerable y desprotegido en cualquier circunstancia. Se trata de aceptar que podemos tener ciertos límites, que podemos equivocarnos, que hay ciertas cosas que nos afectan, y unas más que otras, y que podemos sentir miedo porque es algo normal. 

Vivir con naturalidad, aceptarse como uno es, sin andar por la vida sintiéndose una víctima, sin usar máscaras que oculten nuestra verdadera forma de ser es la clave para ser feliz. 




16 comentarios:

  1. Gracias por los consejos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estar siempre compartiendo tus opiniones!! Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Estoy tan de acuerdo contigo cuando dices que hay que vivir con naturalidad, sin escondrijos absurdos ni mascaras que nos impidan ver.
    Todo seria tan sencillo.
    Besos Carolina.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inma_Luna! Es lo más sano creo yo. Muchas gracias por pasar y comentar! Besitos.

      Eliminar
  3. Hola Carolina como estas? me ha gustado mucho la entrada, y tienes mucha razon asi somos con dos caras somos vulnerables y fuertes. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Génesis! Muy bien, gracias. Espero que tú también lo estés.

      Me alegra saber que te ha gustado la publicación. Muchas gracias!

      Eliminar
  4. Mil gracias querida y admirada amiga por siempre obsequiarnos bellas y reflexivas letras. Muchos besinos con inmenso cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti querida Ozna-Ozna por dejar tu huella. Eres muy amable! Besitos!!

      Eliminar
  5. Hola Guapaa!! ya estamos en otro fin de semana y para mi es una alegria leerte de nuevo.
    Recuerdo que hace unos meses toque este mismo tema (en ese momento venia al caso por una persona cercana amí), un hombre por supuesto que teme mostrar su vulnerabilidad en fin ... recuerdo mucho tu comentario, con el coincido totalmente y aqui lo retomas de nuevo y lo amplias magnificamente, hay que vivir y aceptar nuestros desaciertos, nuestras equivocaciones, aceptar que somos personas limitadas, sin que eso signifique el fin del mundo... muy cierto.

    me encanta como lo explicas y hay que tomar nota y no olvidarlo..

    te dejo un fuerte abrazoo amiguita que tengas un excelente fin de semanaa muchos besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga! Recuerdo muy bien esa notable entrada, y como bien dices, parte de lo que ahí te comenté lo he puesto acá. Significa mucho para mí tu comentario. Recibe mis cariños de siempre!!

      Eliminar
  6. Hola preciosa !!! Que cierto tan vulnerables y tan fuertes, toda una contradiccion, una mas de tantas como hay en nuestra vida.
    Que sepas que aun sigo enganchada a tus reflexiones !!! y no me canso jeje
    Que tengas un lindo fin de semana amiga !!! Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida amiga!! Que bueno saber que sigues ahí, mira que no sé que haría sin mi seguidora number one!! jejeje Recibe un abrazo inmenso!!!!!

      Eliminar
  7. Que buen artículo! Me ha pasado muchas veces a lo largo de mi vida en que he desarrollado una especie de coraza para que no me afecten las cosas... y en definitiva lo único que hacía era esconderme. Muchos Cariños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luisa, bienvenida! Como a ti, a muchos nos ha pasado el usar corazas para protegernos para que no vuelvan a herirnos, pero en la medida en que volvemos a tener confianza en nosotros mismos esas corazas van desapareciendo. Cariños para ti también!

      Eliminar
  8. Pienso lo mismo, me carga q la gente piense que no hay limites, si no hubiesen límites seríamos perfectos y no es así, yo creo que la graia está en aceptar las dificultades y a pesar de eso poder lograr igual lo que uno quiere :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniela! La gracia es precisamente el aceptar que no somos perfectos y que no podemos con todo! Y como bien dices, pensar que a pesar de eso siempre si queremos podemos lograr todo aquello que nos propongamos, un abrazo!!

      Eliminar

Agradezco sus comentarios, los que me motivan a seguir adelante con este proyecto, los que me instan a mejorar y a preparar contenidos que sean de real interés y utilidad para ustedes. Mi invitación es a que sigan siendo parte de este espacio. No olviden que cualquier aporte que quieran hacer será muy bienvenido. Tampoco duden en consultar si se les presenta alguna inquietud sobre algún tema tratado u otro que les gustaría tratar. Gracias por su presencia.